Pastel 40 cumpleaños

lunes, 27 de enero de 2014

Buenas tardes a todos!




Hoy os traigo la receta definitiva del pastel de chocolate y naranja del último post. No lo he podido poner antes porque el pastel era sorpresa para un chico que cumplía 40 años. Mi compañera y amiga Eva, me encargó este pastel antes incluso de Navidad. Confió en mi y se lo agradezco mucho. Yo no soy una profesional de la pastelería, ni de cerca, sólo una gran aficionada, así que cuando me piden algo se crea una presión sobre mí porque quiero entregar, dentro de mis posibilidades, dulces perfectos. Por eso hice una prueba del pastel, y suerte que la hice! Cambiamos varias cosas y creo que después de todo, quedó perfecto. 


Iremos por partes, primero el bizcocho, luego la cobertura y por último las decoraciones.





En la prueba, el bizcocho me había quedado muy apelmazado, y yo no quería que fuera así. Quería un bizcocho esponjoso y que subiera porque quería hacer una layer cake de 3 pisos. Justo en esa semana, Silvia, Noma's Cakes puso en su página de Facebook una foto de un bizcocho precioso, esponjoso y alto con el enlace de la receta a su blog Equilibra't y Noma's Cakes. Además, la chica respondió pacientemente a todas mis dudas y, al final, salió un bizcocho 10! Usé su receta pero multiplicada por 3, pues mi molde era de 25,4cm (un pastel para 16 personas). 




Ingredientes 

Para el bizcocho de chocolate y naranja (molde 25,4cm)

660g de azúcar (yo puse 450g azúcar blanco y 210g azúcar moreno)
huevos
300g de aceite de girasol 
360g de leche semidesnatada
22,5g de levadura.
580g de harina (normal de trigo)

50g de cacao puro Valor o similar
La ralladura de 2 naranjas
Mermelada de naranja amarga

Para el almívar de cuantreau

100g de azúcar
100ml de agua
50ml de cuantreau

Para la crema intensa de chocolate al cuantreau (adaptada de ésta de Objetivo Cupcake)

135g de mantequilla
105g de cacao
480g de icing sugar
100ml de leche semidesnatada
30ml de cuantreau

Para la crema de mandarina

200g de mantequilla
200g de icing sugar
1 cucharada de mandarina en pasta


Preparación
  • Precalentamos el horno a 170º. 
  • Batimos los huevos y el azúcar hasta que se integren y empiece a blanquear.
  • Agregamos el aceite y batimos hasta que se integre. Agregamos la leche y la ralladura de naranja y batimos de nuevo hasta que todo quede integrado.
  • Tamizamos la harina con la levadura y el cacao y agregamos a la mezcla, batimos a baja velocidad hasta que todo se integre. 
  • Preparamos el molde untándolo con mantequilla o spray antiadherente y vertemos la mezcla. Lo introducimos en el horno. 
  • Pasados 50 minutos, colocamos papel de plata en la parte superior y bajamos la temperatura a 160ª. Cada 10-15 minutos comprobamos con una brocheta hasta que salga limpia (el mío tardó hora y media).
  • Cuando el molde no queme, desmoldamos y lo envolvemos con papel de film. Yo lo dejé reposar toda una noche en la nevera para después manipularlo más fácilmente. 
  • Preparamos el almívar de cuantreau. Calentamos el azúcar y el agúa en un cazo hasta que el azúcar esté disuelto y empiece a hervir. Apartamos del fuego y añadimos el cuantreau.
  • Preparamos la crema intensa de chocolate. Batimos a velocidad baja todos los ingredientes y luego a velocidad alta durante 5 minutos. Acordaros de cubrir el bol con un trapo para que el azúcar no blanquee toda la cocina!
  • Con una lira, cortamos el bizcocho en tres partes y quitamos la corteza que se forma en la parte de arriba para que quede totalmente plano. Pintamos con el almívar y ponemos una capa de mermelada de naranja. Seguidamente ponemos una capa de crema intensa de chocolate (yo la apliqué con manga pastelera pues la crema resbala encima de la mermelada y no se esparce bien). La aplicamos a las dos partes de abajo y refrigeramos, así la crema se endurece y cuando montemos la tarta no se hunde. 
  • Montamos la tarta y la cubrimos con una capa fina (capa sujeta migas) de crema de chocolate intensa. Debemos intentar que quede tan lisa como sea posible para que la segunda capa sea más fácil de aplicar. Refrigeramos media hora y ya podemos aplicar la capa final de crema. Con una espatula alisaremos los bordes y la superfície, introducimos la espátula en agua caliente, la secamos y la pasamos por la tarta. Repetimos hasta que toda la crema quede lisa.  
  • Preparamos la crema de mandarina. Batimos la mantequilla y el icing sugar (cubriendo el bol con un paño). Cuando esté integrado, añadimos la mandarina en pasta y batimos unos 5 minutos. Decoramos los bordes del pastel usando una boquilla de estrella cerrada como la 22 de Wilton. 




Ya tenemos nuestra tarta montada! Ahora sólo nos falta hacer volar nuestra imaginación para decorarla. Junto con Eva, decidimos dedicar el pastel de Dani (el cumpleañero) a su grupo favorito, Los Planetas, y a su gran pasión, la guitarra. Eva diseño una caja de CD con las mejores portadas de discos del grupo y la llevamos a imprimir en papel de azúcar. Luego la recorté y pegué a una placa de fondant a modo de caja e hice el CD también con fondant. La guitarra es una reporoducción de la que recibió como regalo de cumpleaños, una Fernandes Ravelle JP granate, conectada a un amplificador. Ambos objetos son de fondant y los hice fijándome en fotos que encontré por internet. Lo único no comestible son las cuerdas de la guitarra que son hilos de coser. Las letras las corté con cortadores de galleta y las dos hojas con las letras de las canciones también son impresiones en papel de azúcar. 



Espero que os haya gustado esta entrada! Yo que pude probar el bizcocho puedo decir que estaba buenísimo!

Naroa


Tarta de chocolate y naranja

jueves, 16 de enero de 2014

Por fin he tenido tiempo de escribir esta entrada!


Es que he estado de mudanza ¿sabéis? De la cocina a la ex-habitación del desorden. Mi cajón reposteril ya no cerraba y los últimos regalos de reyes ya no salieron ni de sus bolsas. Había llegado el momento de trasladar todo mi instrumental y buscarle un sitio donde pudiera tenerlo todo ordenado. Finalmente, después de pasar por Ikea y tener mi primera experiencia montando muebles, ya tengo laboratorio-taller-little bakery en casa! 


Y en medio del caos, encontré tiempo para hacer una prueba de una tarta de cumpleaños que me han encargado. Hice un bizcocho de chocolate, crema de cacao intensa, ganache de chocolate y buttercream de mandarina y de chicle (la última sólo porque compre la pasta y quería probarla).



Como todavía estoy empezando y la tarta es para 16 personas, preferí asegurarme y hacer pruebas. Os dejo la receta que utilicé, aunque la que haga para el encargo será un poco diferente porque la textura del bizcocho no me terminó de convencer. 


La tarta en sí está inspirada en esta de Objetivo Cupcake, aunque yo utilicé la receta del libro Objetivo: Tarta Perfecta para el bizcocho. Después de dividir la tarta en dos, la unté con el almíbar al cuantreau (yo puse el cuantreau cuando todavía hervía el agua y se evaporó todo el alcohol, estaba buenísimo!). Después puse una capa de mermelada de naranja amarga y luego una capa de ganache de chocolate. Nunca había utilizado ganache, pero es facilísimo de hacer (simplemente es deshacer 250g de chocolate negro con un 53% mínimo de cacao en 200ml de nata hirviendo). Me dio un resultado espectacular cuando cubrí la tarta, quedó muy liso. 


Para la decoración, aunque en la receta original se usa creama de mantequilla de naranja, yo usé crema de mantequilla de mandarina. La teñí con un poco de colorante naranja para que el efecto fuera mayor y quedó con un toque a mandarina muy suave.


Por otro lado, y ya que estaba de pruebas, también me animé a preparar la crema intensa de chocolate al cuantreau que Alma explica en la receta del libro. A mi, que no soy nada chocolatera, me encantó! Ahí si que el cuantreau lo puse tal cual, quedó un sabor dulzón, con un ligero toque a naranja. De hecho, la tarta del encargo la voy a cubrir con esta crema.

Como veis, el secreto está en probar para encontrar las recetas que mejor se adapten a nosotros. A veces también toca improvisar segun los ingredientes que tengamos a mano en ese momento, pero seguro que encontráis un bizcocho o crema que se adapte a ellos!

Os dejo las fotos de mi pequeño escondite para que lo veáis!





 Naroa


Bye, bye Navidad!

miércoles, 8 de enero de 2014

Me encanta la Navidad. He pasado años de todo, esperar con ilusión que llegaran estos días, odiar las fiestas, pasarlas con indiferencia. Pero ahora: me encanta. Me gusta todo de esta época del año que acabamos de pasar, las luces, los colores, los aromas (Ginger!), las reuniones mini-familiares, atreverme con la comida de Navidad...


Pero ya está. Se han acabado. Y... lo agradezco! Vuelta a la normalidad! Se me han hecho largas! No sé si ha sido por tener fiesta, ir a trabajar en mitad de las fiestas y volver a tener unos días... O por pasarme mis vacaciones con las manos teñidas de colorante alimentario y azúcar glas en el pelo... O porque para relajarme y desconectar no se me ocurrió otra cosa que pasarme todo un fin de semana experimentando en la cocina.


Es que antes de las fiestas compré unos moldes para cake-pops y tenía que probar el invento. T-E-N-Í-A que hacerlo! Un día con una amiga hicimos una prueba con un molde parecido y no salió muy bien así que lo intenté por segunda vez... Es un molde de silicona, lo compré en CASA, dividido en dos partes. Rellenas con masa para bizcocho hasta casi el borde y lo tapas con la parte que tiene los agujeritos. En mi molde había cuatro formas: cuadrado, redondo, flor y corazón. Os aconsejo que primero hagáis una prueba y rellenéis uno de cada pues según el horno necesitará más cocción o menos (habitualmente son unos 15 minutos).


En mi caso, sólo pude salvar las redondas y los cuadrados. Bueno, y una flor...Encuentro que la redonda sólo queda perfecta por un lado y que el cuadrado queda abombachado por la parte de arriba y con un cuchillo afilado se tiene que acabar de perfilar. En todo caso, con el molde, nos ahorramos toda la parte de azúcar que lleva la buttercream mezclada con bizcocho para hacer los cake-pops clásicos.



Lo que me pasó con la flor es que no se desmoladaba bien, por los pliegues de los pétalos. Y el corazón no terminaba de subir la masa o bien se salía y no se apreciaba la forma.


Al final, el invento salió más o menos bien. Con los cuadrados hice unos regalitos navideños que pueden adaptarse a fiestas de cumpleaños. Los bañé con candymelts de frambuesa y les hice un lazo con fondant blanco y verde.


Las bolitas representaba que eran bolas del árbol y, en mi cabeza, eran muy monas. Pero entonces llamé a Jordi para que las viera y, alegre y sinceramente, dijo:
"Parecen maracas mexicanas!"
Tenía razón. Ahora ya sé que si quiereo hacer bolas navideñas, éste no es el sistema!


Por último os dejo las galletas que he estado haciendo estas Navidades. Son encargos de amigos y familiares, detalles muy originales para acompañar los regalos de estas fiestas.

Galletización de los 3 Reyes siguiendo este tutorial de Cookies Paradise
Muñecos de nieve de fondant
Gingerbread man and Gingerbread lady de glasa
Figuras navideñas de glasa
Calcetines de glasa


Naroa